Brindar cuidados en el hogar

Brindar cuidados en el hogar

s en el hogar, donde la familia suele pasar la mayor parte de tiempo a lo largo de su vida, y es allí donde también existen posibilidades de que surja algún accidente doméstico de cualquier tipo. Aunque todos los miembros de la familia tienen las mismas posibilidades de sufrir un accidente, son los niños los que los sufren con mayor frecuencia. La edad y su situación en la vida les convierte por su ignorancia, despreocupación, debilidad y características mentales, en los más indefensos y vulnerables.
Diversos estudios reflejan que en los accidentes domésticos sufridos por los niños, sus causas, por orden de incidencia, son las siguientes: quemaduras, cortes, caídas, asfixias, ingesta de productos tóxicos o medicamentos, descargas eléctricas, atropellos, accidentes de tráfico, pueden y deben ser evitados, si los padres y cuidadores actúan adecuadamente. Hay que enseñar a los niños acerca de los peligros y tratar de evitar que los juegos se transformen en un juego mortal. Hay que impedir a toda costa de evitar los accidentes infantiles.
El sitio Guiainfantil nos facilita algunos consejos para prevenir los accidentes en el hogar que, pueden ser, además, válidos para toda la familia:
Para evitar caídas
– Hay que mantener el suelo libre de obstáculos.
– Evitar las superficies resbaladizas.
– Utilizar alfombras o  antideslizantes en la bañera.
– Asegurar que las escaleras de acceso a la vivienda tengan baranda y dispongan de pasamanos en todos sus tramos.
– Proteger las ventanas que se estén a menos de 1 metro del suelo con baranda, rejas, barrotes, etc.
– Disponer de un sistema de bloqueo que impida la apertura de puertas, balcones, ventanas, etc.
– Fijar las estanterías firmemente a la pared.
– No permitir que los niños suban sobre muebles y permanezcan de pie en ellos.
Para evitar intoxicaciones, alergias e irritaciones
– Guardar los medicamentos, productos de limpieza e insecticidas y productos de jardinería en lugar seguro, manteniéndolos fuera del alcance de los niños.
– No almacenar conjuntamente distintos tipos de productos (alimenticios, tóxicos, etc.)
– No permanecer en habitaciones tratadas con insecticidas hasta transcurrido un tiempo prudencial.
– No permanecer en las habitaciones recién pintadas o barnizadas hasta que desaparezca el olor del disolvente.
– Evitar el empleo de estufas en los dormitorios.
– Cerrar la llave del paso al finalizar la utilización del gas y siempre por la noche.
Para evitar quemaduras
– Evitar las salpicaduras al cocinar, usando las tapas pertinentes, mientras se cocinan los alimentos.
– Los mangos de sartenes y cacerolas no deben sobresalir.
– Alejar a los niños de la cocina y zona de planchar.
– Situar los objetos calientes o con llama viva fuera del alcance de los niños.
– Impedir que los niños jueguen con fósforos o encendedores.
Para evitar incendios
– No dejar nada cocinando en el fuego ni aparatos eléctricos de gran consumo en marcha cada vez que se salga de casa.
– Limpiar periódicamente los filtros de la campana extractora de la cocina.
– Evitar las corrientes de aire en la cocina que pudieran apagar el gas.
– Revisar periódicamente la chimenea y caldera de calefacción.
Para evitar descargas eléctricas
– No conectar aparatos que se hayan mojado.
– No usar ni tocar aparatos eléctricos estando descalzo, aún cuando el suelo esté seco.
– No tener estufas eléctricas, tomas de corriente ni otros aparatos eléctricos al alcance de la mano en el cuarto de baño y a menos de 1 metro del borde de la bañera.
– Utilizar enchufes especiales para proteger a los niños.
– Ante cualquier reparación o manipulación de la instalación eléctrica, es recomendable desconectar el interruptor general situado normalmente en el cuadro general y asegurarse de la ausencia de electricidad.
Para evitar heridas
– Hay que tratar de mantener fuera del alcance de los niños, aquellos objetos que presenten superficies o aristas vivas (cuchillos, aspas de ventilador, trituradora, cuchillas de afeitar, agujas de coser o de punto, tijeras, etc.).
– Colocar las herramientas en cajones con las puntas o elementos cortantes hacia adentro.
– Revisar y eliminar platos y vasos rotos.
– Situar las plantas punzantes en lugares visibles y fuera del alcance de los niños.

Author Info

Administrador

No Comments

Post a Comment